Inteligencia Artificial …¿El fin de una era laboral?

27/10/2017 EMPRESA, OCUPACIONAL, TECNOLOGÍA 0

Inteligencia Artificial… ¿El fin de una era laboral?

Acorde a la realidad en la que actualmente se desenvuelven las empresas, el panorama de la post modernidad abre el camino a una nueva realidad laboral: La Inteligencia Artificial.  Vivimos rodeados de nueva tecnología y muchas veces, no representa más que herramientas para facilitar un fin, sin embargo, ¿qué sucedería si esas mismas tecnologías serían el motivo por el cual nos quedaríamos sin nuestro empleo?.

Hablamos de la robótica programable, como una forma de alcanzar objetivos de maneras más eficientes y rápidas, e incluso más económicas que con la vía convencional, recurriendo al recurso humano.

El futuro está a dos pasos, de hecho existen naciones en las cuales se integra al acontecer laboral de su empresa, microchips subcutáneos a su personal como alternativa a su carnet, facilitando así su ingreso a la institución, resguardando la seguridad, asegurando practicidad y beneficios a su plantilla.

La nueva Realidad Laboral

Al mismo tiempo hemos observado que ya no es muy lejana esta realidad, al conocer de la primera trabajadora robótica. Se trata de Aiko, la recepcionista robot de Japón como muestra de una realidad ya tangible y comprobable.

Sin embargo, el alcanzar la completa renovación en el organigrama empresarial, e incluso de toda una sociedad, sustituyéndolo en su totalidad por equipo mecánico, robotizado, sin empatía, experiencias, memorias, identidad corporativa, metas de superación, ética laboral, espíritu de equipo e incluso sensibilidades, podría parecer imposible, pero no es poco realista el panorama.

Respecto al tema, Tecno Magazine explica lo siguiente: “Científicos, ingenieros y expertos dedicados a la investigación y desarrollo de la inteligencia artificial están cada vez más unidos llevando a cada rincón del mundo la alerta sobre los peligros de la inteligencia artificial si no se establecen bases para controlarla.

Verno Vigne, el famoso Stephen Hawking y el revolucionario Elon Musk, han hecho un resumen de la investigación y avance de la inteligencia artificial, y sobre las advertencias que hacen sobre los peligros se menciona puntualmente que el desarrollo de la IA (Inteligencia Artificial) no se haga en ambientes con claros límites y controles.

Sin límites en el desarrollo o controles, la inteligencia artificial podría tornarse en un arma contra la humanidad, sus propios creadores. Al darle vida, y razonamiento a las máquinas estaríamos dejando una puerta abierta a nuestra propia destrucción o esclavitud.” http://tecnomagazine.net/2017/10/18/peligros-de-la-inteligencia-artificial/

Esto, siendo “apocalípticos” y un poco pesimistas, pero al orientarnos hacia la practicidad y lo automático de los resultados en la producción, es inevitable tender hacia el avance y el uso cada vez más común de estos implementos tan actuales.

Empleando la Inteligencia Artificial

Respecto a proyecciones, Saltamos.net expresa: “Para bien o para mal, el mundo del trabajo —en la práctica totalidad de sus facetas— va a sufrir una profunda transformación. Nada menos que el 54% de los empleos de la Unión Europea está “en riesgo de automatización”, según el informe Technology at Work de la Universidad de Oxford y Citibank, cifra que aumenta considerablemente en países como India o China.” https://saltamos.net/robotica-inteligencia-artificial-trabajo-humano/

Como podemos observar, se trata de una realidad innegable. De la cual es difícil escapar al momento de emprender; apegarse a la tecnología o quedarse atrás respecto a la competitividad reinante. Y el temor es más evidente entre los estratos de nivel más bajo y cargos fácilmente reemplazables o subordinados quienes temen por su integridad y seguridad laboral.

Por otro lado, ser optimistas y verle el lado positivo a esta incuestionable situación, “Integrarnos” a la actualidad como lo expresaba Umberto Eco en Apocalípticos e integrados. Barcelona: Lumen. 1965. Al mismo tiempo, debemos darnos cuenta que al abrirse un nuevo campo, también se generan nuevas oportunidades.

Comprender que ahora existirán empleos en áreas que antes ni podríamos imaginar que iban a generarse, sobre todo acerca de la emotividad, la cual una máquina no podrá igualar; así como la creatividad, la intuición y la imaginación.

Asimismo orientarnos hacia el avance, entender que como seres humanos no somos reemplazables pues tenemos la capacidad de innovarnos, aprender por elección personal. Pues no somos programables y la motivación individual es un motor que puede mucho más que la automatización.

Autor: Lcda. Ligia Elena Morán.