Prevención de Riesgos Digitales

12/12/2017 EMPRESA, OCUPACIONAL, PREVENCIÓN, SALUD, TECNOLOGÍA 0

Prevención de Riesgos Digitales

La Prevención de los llamados Riesgos Digitales es tendencia actual, pues es inconcebible el ejercicio de un cargo laboral, sin el uso de alguna herramienta de ámbito tecnológico, es por ello que debe evaluarse el exceso de horas empleándolas y las posibles consecuencias que ello acarrea.

Recientemente les hemos venido trayendo diversas entregas sobre las tecnologías, sus diversos y múltiples beneficios en la rama de la medicina, o la amenaza virtual que algunos creen podría existir respecto a la robótica e Inteligencia Artificial en el plano laboral.

Sin embargo, la entrega del día de hoy se refiere a los medios digitales y su incidencia en el desenvolvimiento de un trabajador en su día a día. Debido a que las tecnologías están hoy, al alcance de todos y la cotidianidad empresarial no escapa de ello.

Se trata de herramientas que podrían facilitar nuestros resultados siendo un ejecutivo, trabajando en la oficina, e incluso al ser personal de planta o en el área de producción, mantenimiento, entre tantos.

Y es que, las herramientas tecnológicas lo abarcan todo, desde el uso de un teléfono celular, hasta el capta huellas para la entrada a tu jornada de trabajo. Sin hablar del ordenador personal, la nube y el e-mail, todos manejamos las tecnologías informáticas en nuestro acontecer u horario de labores.

¿Qué Riesgos implica lo Digital?

Pero, te has puesto a pensar ¿Cuáles son las consecuencias o el impacto a tu salud y/o las secuelas que podrían ocasionar el uso prolongado de estas herramientas en tu organismo?

La verdad es que hablamos de una temática delicada, que abre el dilema sobre beneficio & desventaja de los medios tecnológicos y se torna álgido cuando se trata de colocar en una balanza la ayuda que representa, en cuanto a orden, rapidez y respaldo de lo digital ante lo análogo.

Lo cierto es que, se han realizado una serie de artículos que podrían ponderar la medida y consecuencias del uso excesivo de dichos instrumentos. Al respecto, Protección Laboral, explica:

“…el estrés informático es un fuerte enemigo de la productividad. Cuando alguna máquina no funciona o nos equivocamos en su uso y no sabemos cómo arreglarlo, pasamos muy rápidamente a un estado de frustración muy negativo para el clima laboral.”

Es así como se comprende cuál es la raíz del problema. Cuando la solución escapa de nuestras manos, perdemos el control de la administración y uso de datos al ceder terreno de la gestión de información a las herramientas tecnológicas.

¿Estrés Digital?

El inconveniente inicia cuando no sabemos cómo solucionar desperfectos en nuestro ordenador y alguna de sus aplicaciones. Pues, de la manera análoga o convencional, teníamos todo el control. Las soluciones eran totalmente lógicas, una carpeta extraviada, aparecía en otro archivador.

Sin embargo los datos perdidos en un programa informático, muchas veces no vuelven a aparecer, si no tenemos todo el conocimiento sobre cómo recuperarlos. Asimismo, Protección Laboral explica:

“Por supuesto, no todos los “riesgos digitales” ─término acuñado por la agencia Good Rebels─ son los mismos. Dependerá del puesto de trabajo en el que estemos. Pero nos permitiremos rescatar algún consejo de aquí y allá, que puedan ser de utilidad a la mayoría:

  • Correcta revisión del material informático: es necesario contar con profesionales que puedan verificar el estado de nuestras máquinas, arreglarlo si hace falta y contactar con los fabricantes si es preciso.
  • Ante todo, formación: ni nacemos enseñados ni todos los aparatos son iguales. Siempre deberá haber alguien que domine su funcionamiento, que sepa dónde encontrar las instrucciones y sea capaz de transmitir el conocimiento a los demás.
  • Copias de seguridad: todos los datos que tengamos en local en algún dispositivo deberían tener su propia versión en un servidor externo o en lo que llaman “la nube”. A día de hoy, hay mucho material delicado dentro de los ordenadores como para que haya una sola versión. De esta manera, si se nos muriera una máquina para siempre, por el motivo que sea (¡y sí, pasa!), podríamos recuperar el archivo con el “backup”.
  • ¿Tienes móvil de empresa? ¡Cuidado!: si lo sacas del trabajo, es susceptible a que algún día lo pierdas o te lo puedan robar (¡no te asustes!, le puede pasar a todo el mundo). Asegurémonos de tener una buena contraseña para bloquearlo y que nadie pueda acceder a datos confidenciales. Tunombre123 no vale, ¿eh? Prueba con patrones numéricos y otros signos.
  • Seamos cuidadosos con nuestro uso de las RRSS: ya sean de la empresa si tenemos acceso o incluso las nuestras propias: si descargamos nuestra ira contra una empresa o un trabajador de ésta (aunque a veces se lo puedan merecer) en forma de “tweet”, debemos atenernos a las consecuencias. Es verdad que existen los perfiles anónimos. Pero no olvidemos que según qué casos, se puede rastrear la IP y descubrir el autor detrás de los comentarios maliciosos.
  • ¿No entiendes cómo funciona? Pide ayuda: no te dé vergüenza admitirlo y remítete al segundo punto. Aunque te lo tengan que explicar dos veces, es mejor eso a cometer un error.
  • ¿Has cometido un error? Admítelo: Muchos sólo aprendemos equivocándonos, que ya sabemos que es muy humano. Más vale ser transparentes que crear ambiente de sospecha. Y recordemos que, en algunas ocasiones, todo se acaba sabiendo.”

Disponible en: http://www.proteccion-laboral.com/prevencion-riesgos-digitales-ahorrarte-los-psicosociales/

¡A Prevenir!

Todo lo anteriormente expuesto, radica en la Prevención, pues las consecuencias de un mal empleo de elementos tecnológicos, podría afectar no sólo al trabajador; causándole estrés y generando un mal clima laboral, sino que podría afectar a toda la organización al perder acceso a informaciones, o por el contrario, ser expuestas de manera indebida.

Es así como, desde Clínica Ocupacional de Salud Integral, C.A. alentamos a que te instruyas antes de hacer uso de las herramientas digitales y así prever posibles consecuencias que impliquen su manejo incorrecto. Mantener contacto directo con personal experto en la materia; eso sí, al hacer uso de las Redes Sociales no olvides seguirnos en @cliocupacional; sin excederte, todo resulta productivo!

Autor: Lcda. Ligia Elena Morán.